Muralla de ninive

Ciudad de Nínive

Ciudad de Nínive

Mapa de la región

Nínive es una antigua ciudad de Asiria, en el norte de Mesopotamia. Estaba situada en la orilla oriental (izquierda) del río Tigris, en la confluencia del Khosr (o Khoser, Koussour), en un lugar que ahora se encuentra en las afueras de la moderna ciudad de Mosul (Irak), cuyo centro está al otro lado del río. Los dos lugares principales de la ciudad son las colinas (los «tells») de Kuyunjik y Nebī Yūnus.

Nínive es una de las ciudades más ancestrales de Mesopotamia. Era un importante cruce de rutas comerciales que atravesaban el Tigris. Ocupaba una posición estratégica en la gran vía entre el mar Mediterráneo y la meseta iraní, lo que le reportó prosperidad, de modo que se convirtió en una de las mayores ciudades de toda la región. Sin embargo, debe su mayor expansión urbana a la elección del rey asirio Senaquerib de convertirla en la capital de su gran imperio a principios del siglo VI a.C. Nínive estaba entonces rodeada por murallas de ladrillo a lo largo de 12 km. La superficie total de la ciudad abarcaba 750 hectáreas en su apogeo. Toda esta vasta zona es ahora una superposición de ruinas cubiertas en algunos lugares por los nuevos suburbios de la actual ciudad de Mosul.

El yacimiento de Kuyunjik desempeñó un importante papel en el redescubrimiento del Próximo Oriente Antiguo a mediados del siglo XIX por parte de los arqueólogos que desenterraron sus palacios y bajorrelieves, así como los miles de tablillas cuneiformes que se desenterraron allí en las primeras excavaciones y que permitieron el nacimiento de la disciplina asiriológica. Este mismo relato presenta la secuencia arqueológica más larga de Mesopotamia, desde los primeros vestigios de viviendas en el sexto milenio a.C. hasta los últimos en torno a los siglos XIII y XIV d.C. Así, las excavaciones de Nínive han proporcionado una parte sustancial de las fuentes de conocimiento actuales sobre el Imperio Asirio y, más ampliamente, sobre la cultura de la antigua Mesopotamia.

Lugar y situacion de la ciudad de Nínive

En la confluencia del gran río Tigris (Idiglat asirio), y el Khosr (Huṣur), Nínive está situada en el sur del actual Kurdistán, en un fértil valle donde es posible la agricultura de secano, así como la ganadería. Su ubicación está lo suficientemente alejada de las montañas como para protegerla de las incursiones de los pueblos montañeses, al tiempo que la sitúa cerca de dos importantes rutas comerciales desde los primeros tiempos: una que sigue en un eje norte-sur el curso del Tigris y conecta el Taurus y la llanura mesopotámica, y una segunda en dirección este-oeste que cruza el Tigris cerca de Nínive y continúa hacia el oeste, hacia el curso medio del Éufrates y luego hacia el mar Mediterráneo.
El sitio de Nínive, que cubría más de 750 hectáreas rodeadas por una muralla en su apogeo en el siglo VII a.C., está dividido por el río Khosr de este a oeste, mientras que el río Tigris fluye hacia el oeste fuera de la zona urbana. El relato más importante del sitio, Kuyunjik, se encuentra al norte del Khosr, al que domina y rodea por su lado oriental. El otro tell, Nebi Yunus, es más pequeño y se encuentra a poco más de un kilómetro al sur. La expansión de la ciudad en tiempos históricos continúa abajo, en la ciudad baja, que se extiende hacia el este desde ambos tells.

Descubrimiento de Nínive

Las leyendas de Nínive

Nínive se menciona en varios textos de la antigüedad, que se leyeron en siglos posteriores y conservaron el recuerdo del imperio asirio y de su última capital. Es mencionada por varios escritores griegos y romanos que la recordaron como capital del gran Imperio Asirio, pero la describen poco en comparación con Babilonia, y luego cayó en el olvido y fue referida como un campo de ruinas por Luciano de Samosata.

Existe cierta confusión en cuanto a su ubicación exacta: Ctesias de Cnidus la confunde con Babilonia al situarla en el Éufrates, otros autores (Estrabón, Plinio el Viejo, Ptolomeo) la sitúan en el Tigris, pero unas veces en la orilla izquierda y otras en la derecha, lo que demuestra que a menudo están informados con imprecisión. Los relatos de Nínive en los antiguos escritores grecorromanos se basan generalmente en lo que Ctesias relató en su parte de la historia del Imperio Asirio. Nínive debe su nombre a su fundador, el legendario gobernante Ninos, primer rey asirio y conquistador de muchas tierras.

El otro gran momento de la historia de la ciudad es su destrucción por parte de medos y babilonios, que llevaron al tirano Sardanápalo al suicidio quemando su palacio, tras haber entrado en la ciudad provocando una inundación. Esta historia se basa aparentemente en una confusión entre la caída de Babilonia en el 648 a.C. y la de Nínive sobre el 612 a.C.


En la Biblia hebrea y cristiana, Nínive es fundada por Nimrod. Como los asirios dominaron los reinos de Israel y Judá, su imagen es negativa. Los textos de Nahum y Sofonías anuncian y relatan su destrucción. El Libro de Jonás está ambientado en Nínive: Jonás consigue convertir esta gran ciudad incrédula para su desgracia. Dado que este texto se escribió mucho después de la caída de la ciudad, no contiene datos históricos fiables sobre ella. La historia de Jonás en Nínive tuvo un gran éxito, ya que se incluyó en los Evangelios de Mateo y Lucas, y se ha convertido en el texto con el que más se asocia Nínive en la tradición judía, cristiana y posteriormente musulmana. De hecho, una comunidad cristiana local erigió en la colina un lugar de culto dedicado a Jonás, que posteriormente tomó el nombre del profeta, Nebi Yunus.
Más cerca del lugar, los autores árabes medievales mencionan la ubicación de la antigua Nínive. Las historias que cuentan sobre su pasado están tomadas de autores griegos y, sobre todo, de la Biblia, porque para ellos esta ciudad es sobre todo el lugar donde Jonás (Yunus) llegó a realizar su misión de conversión. La ubicación de Nínive es bien conocida por los geógrafos medievales (Ibn Hawqal y Al-Maqdisi, por ejemplo), gracias a la mezquita que se levanta en la actual Nebi Yunus (entonces llamada Tall al-Tawba, la «colina del arrepentimiento»). La leyenda local dice que el pez gigante que llevó a Yunus hasta allí está enterrado en el lugar. Sobre esta base, algunos viajeros europeos medievales y modernos (Benjamin de Tudèle en el siglo XII, Carsten Niebuhr en el siglo XVIII) pudieron localizar las ruinas de Nínive.

Primeras excavaciones

El emplazamiento del tell de Kuyunjik, situado justo enfrente de la actual ciudad de Mosul, se conoce desde hace tiempo como la probable ubicación de la antigua Nínive. Por esta razón, cuando el explorador inglés Claudius James Rich fue a Irak en busca de los antiguos yacimientos de Mesopotamia en 1820, se detuvo aquí y elaboró planos, descubriendo algunas esculturas en el proceso.

Fue el primer europeo que encontró rastros de Nínive, pero aún no era cuestión de excavar. Las primeras prospecciones de Kuyunjik no fueron muy fructíferas, y pasó algún tiempo antes de que se confirmara la identificación de este tell como la acrópolis de la gran capital asiria antigua. El redescubrimiento de Nínive fue, de hecho, el principal objetivo de los pioneros de la arqueología del Próximo Oriente Antiguo cuando empezaron a excavar los yacimientos de la antigua Asiria, por su prestigio y el de los grandes reyes asirios, cuyos nombres seguían siendo conocidos por gran parte de la población de países como Gran Bretaña o Francia, por el importante peso de la cultura bíblica, lo que explica que sus descubrimientos fueran seguidos muy de cerca.

Cerca de la gran ciudad de Mosul y situados en un lugar llamado «Ninuwa» por la población local, que guardaba el recuerdo de la antigua capital asiria, los relatos de Nebi Yunus (sitio que resultó imposible de excavar por su carácter sagrado) y luego de Kuyunjik fueron lógicamente el primer destino del cónsul francés local, Paul-Émile Botta, cuando intentó encontrar Nínive en 1842. Pero aunque estaba en el lugar correcto, sus hallazgos eran escasos, y dudaba de estar en el sitio deseado; por lo tanto, se trasladó unos kilómetros más al norte, a Khorsabad, donde las ruinas eran más evidentes. Descubrió monumentos que durante algún tiempo pensó que eran las ruinas de Nínive, antes de que quedara claro que eran Dur-Sharrukin.


Poco tiempo después, en 1847, su compañero el joven arqueólogo inglés A. H. Layard, que ya estaba trabajando en el yacimiento de Nimrud, que creía que era Nínive pero que en realidad era Kalkhu, supervisó la excavación de Kuyunjik tras sus resultados concluyentes en su primer yacimiento. Tras revelar sus primeros descubrimientos (sobre todo en Nimrud) en Londres, regresó a Kuyunjik en 1849 para llevar a cabo excavaciones más ambiciosas con su ayudante Hormuzd Rassam.

Descubrieron el palacio de Senaquerib y cientos de metros de relieves esculpidos, entre ellos los que relatan la captura de Laquis y una campaña de Asurbanipal en Elam, así como el primero de los conjuntos de tablillas cuneiformes de Nínive, entre los que se encuentran parte de la «Biblioteca de Asurbanipal» y los archivos de los reyes asirios. Estos hallazgos fueron enviados al Museo Británico, donde se encuentran actualmente. Con estos descubrimientos, poco a poco quedó claro que el emplazamiento de Kuyunjik correspondía a la antigua Nínive, ya que las demás capitales asirias también fueron identificadas en los mismos años gracias al inicio del desciframiento del cuneiforme acadio.

Continuación de las excavaciones

Posteriormente, Layard dejó las excavaciones en Mesopotamia para hacer carrera como diplomático, y Henry Rawlinson se hizo cargo de las expediciones británicas en la región. Rawlinson dejó que los franceses exploraran la parte norte del tell de Kuyunjik, mientras que el resto fue asignado a Rassam, a quien no le gustó esta situación. En diciembre de 1853 excavó en secreto la parte norte del tell, y dio con parte del palacio norte de Asurbanipal, donde se encontraron nuevos bajorrelieves, entre ellos escenas de la caza del león del rey, sus campañas contra Elam y los árabes, y la segunda parte de las tablillas de la Biblioteca de Asurbanipal y los archivos reales.

Estos hallazgos fueron enviados a Londres en las narices de los arqueólogos franceses, que estaban profundamente resentidos con Rassam. En 1854, la sede británica se cerró por falta de fondos. William Kenneth Loftus retomó entonces las excavaciones del palacio de Asurbanipal, del que los franceses habían sido desalojados tras los descubrimientos de Rassam, y encontró otros bajorrelieves.

Sus excavaciones no son muy conocidas porque se publicaron más de un siglo después. Los bajorrelieves descubiertos en ese momento, junto con otros bajorrelieves de Nínive dejados por Rawlinson a los franceses o vendidos al Museo de Berlín, se perdieron en un naufragio en el Shatt-el-Arab en mayo de 1855, un accidente que se produjo tras un ataque a un convoy fluvial dirigido por los franceses que también transportaba una gran cantidad de esculturas de Khorsabad.
Después de este dramático acontecimiento, los británicos realizaron más excavaciones. El filólogo George Smith, entonces en el cargo de 1873 a 1874, había traducido en 1872, a partir de las primeras tablillas traídas de Nínive, un relato de parte del mito del Diluvio procedente de la Epopeya de Gilgamesh, que tuvo un gran impacto al demostrar que la Biblia se había inspirado en un texto más antiguo.

El Daily Telegraph financió a Smith para que encontrara una parte perdida de la historia del Diluvio, y pronto tuvo éxito. Pero murió poco después por una enfermedad en el norte de Irak. Hormuzd Rassam volvió a excavar el lugar entre 1878 y 1882. E. A. Wallis Budge también dirigió campañas después de 1885. En Londres, en el Museo Británico, que ahora es el único encargado de las excavaciones en el yacimiento, se trabaja en la traducción de las tablillas exhumadas, lo que permitirá redescubrir la cultura de la antigua Mesopotamia y parte de su historia.

Rawlinson confió a Carl Bezold, un asiriólogo alemán, la tarea de organizar la clasificación de las tablillas de Nínive. Bezold publicó un catálogo en cinco volúmenes de casi 15.000 tablillas o fragmentos entre 1889 y 1899, que desde entonces se ha completado con otros hallazgos de tablillas en el yacimiento o con el redescubrimiento de otras que habían quedado olvidadas en las cajas del Museo Británico tras las excavaciones iniciales.


Las excavaciones se reanudaron en Kuyunjik de 1903 a 1905, bajo la dirección de L. W. King y luego de R. Campbell-Thompson. Descubrieron más de 850 tablillas, el último lote importante de textos de Nínive que se desenterró, y se interesaron por los restos arquitectónicos, especialmente los del templo de Nabû.
Tras una pausa de veintidós años en las excavaciones, Campbell-Thompson volvió a Kuyunjik de 1927 a 1932 para realizar las últimas excavaciones británicas en el lugar. Las campañas se centraron de nuevo en el templo de Nabû, así como en el de Ishtar, pero también en otras construcciones aisladas. Se mostró interés por los periodos antiguos del relato, anteriores al periodo asirio, que ya se había anticipado durante las campañas de King.

Se encargó a Max Mallowan que realizara un estudio para establecer una estratigrafía precisa del tell, y descubrió un área de 20 por 16 metros, alcanzando una profundidad de 27,5 metros, que no corresponde a la ocupación más temprana del sitio, sino al límite en el que se volvió peligroso excavar. Los hallazgos cerámicos de esta y otras partes del tell demostraron que el sitio había sido ocupado desde tiempos muy tempranos, ya que 22 metros de capas fueron ocupados en el período protohistórico. La cronología se aclaró posteriormente tras los descubrimientos en otros yacimientos. Los artefactos más antiguos encontrados por el sondeo datan del periodo Hassuna (c. 5000 a.C.), nivel 1 de la estratigrafía de este sondeo. Mallowan también encontró artefactos de los periodos Gawra y Uruk, así como artefactos hasta ahora desconocidos de una cultura atestiguada por el nivel 5 del pozo, que se conoció como «Ninivita V».

Las excavaciones mas recientes

A partir de la década de 1950, el Departamento de Antigüedades iraquí emprendió excavaciones en Kuyunjik. Las primeras excavaciones tuvieron lugar bajo la dirección de M. A. Mustafa entre 1951 y 1958, quien exploró especialmente Nebi Yunus. En las décadas siguientes, otros arqueólogos iraquíes llevaron a cabo otras campañas: en 1967-71, Tariq Madhloom; 1980, Manhal Jabur; en 1987, Abd as-Sattar. Las excavaciones de este periodo se trasladaron en particular a la ciudad baja, donde se descubrieron varios edificios, como un templo parto. Se exploraron las murallas y las puertas de la ciudad. Entonces se emprendieron campañas de restauración de algunos de ellos.
La Universidad de California en Berkeley financió las últimas campañas de excavación periódicas en el yacimiento entre 1987 y 1990, dirigidas por David Stronach, que se centraron en la limpieza de la puerta Halzi y en el estudio de la parte norte de la ciudad baja. El comienzo de la Guerra del Golfo interrumpió las excavaciones.
En la actualidad, el antiguo emplazamiento de Nínive da nombre a la región administrativa de Mosul (Ninawa). El crecimiento de la metrópoli vecina se produce cada vez más en la ciudad baja. Los dos relatos se conservan algo mejor frente a la urbanización. Sin embargo, Kuyunjik ha sufrido diversos daños, principalmente por la falta de mantenimiento tras los conflictos en la región, sobre todo en el palacio del suroeste, mientras que algunas de las obras de arte restantes (especialmente en la sala del trono) han sido saqueadas.
Tras la toma de la región por parte de los yihadistas del Estado Islámico, los artefactos arqueológicos aún presentes en Nínive se ven amenazados. Por ejemplo, el 24 de julio de 2014, dos mezquitas, incluida la que alberga la tumba atribuida a Jonás, fueron destruidas por explosivos. En enero de 2015, varios medios de comunicación árabes confirmaron la destrucción de las antiguas murallas por parte del grupo fundamentalista. En febrero de 2015, el mismo grupo destruyó un gran número de estatuas y obras de arte asirias en el museo de la ciudad con mazos y herramientas eléctricas. Esta destrucción de lugares prestigiosos, escenificada para los medios de comunicación, ha sido denunciada por la UNESCO como un «crimen de guerra», y va acompañada de un comercio ilícito de obras de arte procedentes de los lugares destruidos.

Historia de la ciudad de Nínive

Origen del asentamiento

Debido a las ventajas de su ubicación, una aldea fundada en el séptimo milenio antes de Cristo en el tell de Kuyunjik, que entonces dominaba la convergencia de los dos ríos de la región, se desarrolló con rapidez y ganó en relevancia. Un estudio realizado bajo la dirección de Max Mallowan en 1931 y 1932 estudió el yacimiento hasta el inicio de su ocupación en el tell de Kuyunjik y desde entonces ha sido objeto de otros estudios. La ocupación más antigua documentada, el nivel 1, data del periodo Hassuna, en torno al 6500-6000 a.C.
En el nivel 2 se encontró material característico de los periodos de Samarra y Halaf, hasta la segunda mitad del sexto milenio a.C. Bajo el nivel siguiente, el estrato Obeid (c. 5500-4500 a.C., nivel 3), que corresponde al final del Calcolítico, la región de Nínive experimentó sus primeras influencias del sur de Mesopotamia, identificadas en el yacimiento de Tepe Gawra.

Durante el período de Uruk


En el cuarto milenio a.C. (nivel 4), el material cerámico desenterrado en Nínive atestigua el hecho de que la influencia de los tipos mesopotámicos del sur era cada vez más fuerte, mientras que los tipos locales del norte de Mesopotamia habían sido anteriormente muy dominantes. Se encontraron cuencos de borde biselado, representativos de la civilización de Uruk, así como la primera cerámica hecha a torno. Es posible que Nínive fuera entonces un asentamiento de los «urucos», característico del periodo de Uruk, como Habuba Kabira y Tell Brak en el norte de Siria. Los arqueólogos han encontrado en Nínive una bulla de arcilla impresa característica de la época, así como un fragmento de tablilla con números.

La extensión del asentamiento se acercaría ya a las 40 hectáreas en Kuyunjik, mientras aumenta el número de asentamientos en los alrededores. Quizás sea de esta época un edificio abovedado de ladrillos de barro, excavado en las cercanías del templo de Ishtar por Campbell-Thompson, que sería un testimonio arquitectónico único de este periodo.

El nivel de Nínive V


Las excavaciones realizadas en la década de 1930 en el tell de Kuyunjik identificaron un periodo específico en el quinto nivel arqueológico, que recibió el nombre del yacimiento y de su nivel: el periodo Nínive V, o «Nínive V» (c. 3000-2500 a.C.), que sucedió al periodo de Uruk y fue contemporáneo del Dinástico Arcaico I de la Baja Mesopotamia. Se caracteriza en primer lugar por su cerámica realizada a torno, decorada con motivos generalmente geométricos (a veces animales) de color marrón rojizo oscuro sobre fondo claro; los vasos cerrados sin asas y con pies cónicos son una de sus formas más comunes. Este periodo se identificó posteriormente en varios yacimientos de la Alta Mesopotamia. Está demostrando ser crucial en el desarrollo urbanístico de los yacimientos de la región, pero seguía siendo poco conocido hasta que trabajos recientes nos han permitido saber más sobre él.
En el propio emplazamiento de Nínive, el nivel V fue identificado principalmente por la prospección de Mallowan, y luego por las excavaciones al sureste de Kuyunjik. La ciudad tenía entonces una importante extensión, y probablemente cubría todo el tell. El hallazgo de objetos de este periodo en la ciudad baja, al norte del tell, ha demostrado que esta zona también estuvo ocupada durante el periodo ninivita V, que parece ser la primera fase de asentamiento de la ciudad baja. Las impresiones de sellos cilíndricos de este periodo en Kuyunjik sugieren que Nínive participaba en el comercio a larga distancia con Diyala y Susiana, lo que confirma el papel de la ciudad como importante centro comercial desde el principio.

Entre finales del tercer y principios del segundo milenio a.C.: una ciudad hurrita

Los últimos siglos del tercer milenio a.C. en Mesopotamia estuvieron marcados por la dominación de dos imperios sucesivos: el de Acad del siglo XXIV al XXII a.C., y el de la tercera dinastía de Ur (Ur III) en el siglo XXI a.C. Ambos extendieron su dominio al norte de Mesopotamia, pero no hay pruebas de que controlaran Nínive.

Según las inscripciones dejadas posteriormente por Samsi-Addu, el rey Manishtushu de Akkad construyó (o restauró) el templo de la diosa Ishtar en Nínive, pero no se han identificado claramente inscripciones del periodo acadio que hayan sido escritas en el propio emplazamiento de Nínive, ya que las inscripciones de este periodo desenterradas en Kuyunjik probablemente fueron transportadas allí posteriormente. Lo mismo ocurre con los artefactos de este periodo encontrados en el yacimiento, incluida la famosa cabeza real de bronce que representa a un gobernante acadio no identificado, que es una de las piezas maestras del arte de este periodo.


En cuanto a la influencia de la dinastía Ur III, tampoco es segura: tres textos de este periodo encontrados en la Baja Mesopotamia contienen alusiones a Nínive. Estos textos son: una ofrenda a la diosa local Shaushga (Ishtar), una visita de Tish-atal (nombre horita), el llamado «hombre de Nínive» (que puede asimilarse a su rey), y una recepción de embajadores ninivitas en Ur. Estos textos indican dos cosas: en primer lugar, que Nínive es un asentamiento predominantemente hariano, un grupo étnico que llegó a la región hacia el final del periodo acadio y poco después. En segundo lugar, no hay pruebas del gobierno de Ur III sobre los príncipes del pequeño estado de Nínive. No se sabe si el Tish-atal mencionado anteriormente es el mismo que el Tish-atal que gobierna en Urkesh alrededor de la misma época, lo que lo convertiría en una figura importante.
Los hallazgos arqueológicos de los últimos siglos del tercer milenio a.C. son escasos y se concentran en Kuyunjik. No existen pruebas arqueológicas de la construcción de un templo por parte de un rey acadio. Sin embargo, se ha identificado un fragmento de muralla en el extremo oriental del tell de Kuyunjik, que es la evidencia más antigua de una fortificación en Nínive. El asentamiento se extendía entonces probablemente por todo el tell, pero no hay pruebas de ocupación en la ciudad baja.
A principios del siglo XVIII a.C., los textos mari muestran que Nínive (entonces llamada Ninet) se encontraba efectivamente en un país poblado mayoritariamente por hurritas y que formaba parte del reino de la ciudad no localizada de Nurrugum, que se extendía a lo largo del Tigris y de la que era el principal centro religioso.

El reino acabó siendo objeto de las ambiciones del rey Samsi-Addu de Ekallatum, que formó un Reino de la Alta Mesopotamia y extendió sus ambiciones a la región del Alto Tigris. Consiguió apoderarse de Nurrugum hacia 1780, y residió durante un tiempo en la propia Nínive, probablemente por motivos religiosos. Samsi-Addu emprendió rápidamente obras en la ciudad y restauró el templo principal de la ciudad, el de la diosa Ishtar (llamada Shaushga en hurrita), como sabemos por una inscripción fundacional ya mencionada, en la que se presenta como sucesor de la obra del rey Manishtushu de Acad.

Otras inscripciones reales y tablillas cuneiformes, cartas y textos literarios, incluidos posibles fragmentos de la Epopeya de Gilgamesh, datan de este periodo. Poco después del colapso del reino de Samsi-Addu, es Hammurabi de Babilonia quien aparentemente extiende su autoridad sobre Nínive: Ishtar de Nínive y su templo (llamado É.MÈŠ.MÈŠ) son mencionados en el prólogo del Código de Hammurabi, junto con las otras ciudades importantes del reino.


El dominio babilónico no se extendió más allá de finales del siglo XVIII a.C., y poco se sabe de la historia posterior de Nínive en la primera mitad del segundo milenio a.C. Según un texto bilingüe escrito en horita e hitita encontrado en Boğazkale, la antigua capital hitita, Hattusha, un rey horita llamado Pizikarra habría gobernado en Nínive hacia el año 1600 a.C. y habría tenido poder suficiente para destruir la ciudad de Ebla, en el norte de Siria.

También se dice que hizo una alianza con el rey hitita Mursili I, lo que permitió salvar a Nínive durante la expedición de este último a la Baja Mesopotamia poco después, que condujo al saqueo de Babilonia. Un gobernante de la lista real asiria, Shu-Ninua, que se dice que reinó sobre Ashur alrededor de esta época, tiene un nombre que incluye el término Nínive, lo que puede indicar que las dos ciudades estaban vinculadas en ese momento. Aparte de estas fuentes fuera de la ciudad, la presencia de un reino en Nínive en este periodo es difícil de evaluar.

Como toda la Alta Mesopotamia, Nínive estuvo bajo el control de los gobernantes mitaníes durante los siglos XV y principios del XIV a.C. Aparece regularmente en las fuentes de este periodo a través de su gran diosa, Ishtar (acadia)/Shaushga (horita) de Nínive. Esta deidad está atestiguada en listas de ofrendas de la Tercera Dinastía de Ur. Importante durante la primera mitad del II milenio, tuvo una influencia internacional en la segunda mitad del mismo milenio, ya que el rey mitanio Tushratta, cuya diosa personal era ella, envió su estatua a Egipto, al faraón Amenhotep III, como había hecho su predecesor llamado Artashumara. Esta deidad también es venerada por los hititas de Anatolia.

Integración de Nínive con el imperio Asirio

Hacia mediados del siglo XIV a.C., Nínive fue incorporada al reino asirio por Ashur-Uballit I, que acababa de derrotar al reino mitanio. Poco a poco, el elemento hurrita tiende a ser suplantado por los asirios en la región. En el siglo XIII a.C., los reyes Salmanazar I y Teglath-Phalasar I renovaron varias veces el templo de Ishtar y parecieron darle gran importancia, convirtiendo a Nínive en la metrópoli religiosa de su reino. Las obras realizadas en la época de Salmanazar se produjeron tras un terremoto que provocó la destrucción de varios edificios, lo que dio lugar a importantes obras de reconstrucción.
Parece que el culto a Ishtar de Nínive adquiere mayor importancia a partir del siglo XII a.C. Su templo fue restaurado por los reyes al menos hasta el siglo XI a.C. También conocemos por los textos la existencia de un templo llamado bīt akītu en Nínive, probablemente destinado a la celebración de un festival (akītu) y considerado como uno de los más importantes de la tradición mesopotámica.

Salmanazar I fue el primer rey que estableció un palacio real en Nínive y bajo sus sucesores se construyeron dos más; el primero fue erigido por Ashur-resh-ishi I y Teglath-Phalasar I, este último rodeado de un jardín alimentado por un canal desviado del Khosr. Los restos de estos edificios no pudieron ser identificados con certeza en el campo, así como los niveles de este periodo del templo de Ishtar. La ciudad baja ya estaba bien desarrollada en esta época y el tell de Nebi Yunus probablemente se convirtió en un arsenal.
Situada en el corazón de Asiria, Nínive siguió siendo una posesión de sus reyes en los difíciles tiempos posteriores al siglo XII a.C., incluso cuando los arameos redujeron considerablemente sus posesiones a principios del primer milenio a.C. A principios del periodo neoasirio (911-609 a.C.), la ciudad aprovechó el prestigio del país para enriquecerse y ganar importancia; los gobernantes asirios siguieron construyendo palacios y restaurando sus templos.
El primer cambio se produjo cuando Ashurnasirpal II (883-859 a.C.) trasladó su capital de Ashur a Kalkhu, situada en el mismo valle fértil que Nínive, al sur de esta última. Además de un importante programa de construcción en su nueva capital, este rey restauró el templo de Ishtar y construyó un palacio en el que residió a menudo durante su primer reinado. Sus tres sucesores también construyeron un palacio en Nínive, el último, Adad-nerari III (810-783 a.C.), restaurando también el templo de Nabû.

La ciudad también sirvió de base para expediciones a Siria y Anatolia. Durante el siglo VIII a.C., varios de sus gobernantes aparecen en las listas de epónimos cuyos nombres se utilizan para datar los años en Asiria, una señal de la importancia de la ciudad. Sargón II (721-705 a.C.) volvió a cambiar la capital del reino, trasladándola de Kalkhu a Dur-Sharrukin, fundada para la ocasión y situada a pocos kilómetros al norte de Nínive. También emprendió importantes construcciones en Nínive, como la restauración del templo de Ishtar y su zigurat y la construcción de un templo bīt akītu.
De las descripciones dadas por Senaquerib, el siguiente gobernante, del estado de Nínive antes de las obras que había realizado, se puede deducir que la zona habitada de la ciudad se extendía entonces por el tell de Kuyunjik, donde se concentraban varios edificios públicos y religiosos importantes, así como el tell de Nebi Yunus y la ciudad baja al norte de Kuyunjik, que probablemente estaba atravesada por un curso de agua, y que no estaba cercada por una muralla. El número de personas que vivían en Nínive en esta época podría estimarse de forma muy aproximada en 15.000.

La titánica construcción de la nueva capital

Fue el rey Senaquerib (704-681 a.C.) quien, hacia el año 700, emprendió la tarea de hacer de Nínive la capital de su poderoso imperio, que se extendía desde el oeste de Irán hasta el Mediterráneo. Para lograrlo, destinó considerables recursos a hacer de la ciudad una metrópolis de dimensiones mucho mayores que las previstas por sus predecesores, la más grande y hermosa de todas. En este aspecto, Nínive marca el apogeo de la tradición de la planificación urbana asiria. Al mismo tiempo, toda la campiña que rodea a la capital fue reurbanizada. Esta obra se menciona en varios textos relativos a este reinado, de la misma importancia que las campañas militares, y también aparece en muchos bajorrelieves de su palacio real.
El rey Senaquerib aumentó primero el perímetro de la ciudad de 5 a 12 km, una superficie de unas 750 hectáreas, frente a las 150 anteriores. La ciudad se extendió en longitud más allá del Khosr y hacia el sur (el río biseca la ciudad en el centro) hasta 5 km de longitud y en anchura hacia el noreste hasta 2 km. Se construyeron fuertes murallas con quince puertas. Se ensancharon las calles y se cortó un «camino real» de unos 31 metros de ancho y bordeado de estelas, que debía conservarse a toda costa: quien construyera un edificio que lo invadiera sería empalado. Los constructores también rompieron las plazas y restauraron todo lo que estaba en mal estado.


Se realizaron otras obras importantes para controlar el agua de la región de Nínive, mejorar la vida de los habitantes del campo y la ciudad, mejorar la productividad del campo para alimentar a la gran población de la ciudad y crear zonas de recreo. Se canalizó el curso del Khosr, controlado por dos nuevas presas, y se aumentó su caudal desviando el agua de la región superior al norte de la ciudad, traída por varias obras de ingeniería, la más notable de las cuales es el acueducto de Jerwan.

Senaquerib hizo entonces que se identificaran todos los puntos de agua disponibles alrededor de Nínive para aumentar el suministro, especialmente en la época de calor. Esto aumentó la superficie cultivada alrededor de Nínive, proporcionando extensos parques y jardines tanto en el exterior como en el interior de la ciudad; todo el paisaje de los alrededores de Nínive se modificó así, creando incluso pantanos y una especie de reserva natural en la zona rural.


Sennacherib centró su trabajo en el tell de Kuyunjik, donde levantó el gran «Palacio sin rival». Los relatos del rey sobre la fundación de este edificio son abundantes y aportan muchos detalles, aunque contengan incoherencias (por ejemplo, las dimensiones de la terraza del palacio difieren según las versiones del texto de fundación).

El palacio se construyó en la parte suroeste de la ciudadela, en el emplazamiento de un antiguo palacio que se estaba arruinando debido a la erosión causada por el río Khosr, que fluía por debajo. Primero se arrasó el antiguo edificio y luego se desvió el río para poder ensanchar y elevar los poderosos cimientos del palacio. Este programa fue posible gracias a la explotación de una nueva cantera de piedra para esculturas (especialmente para la estatuaria de los toros androcéfalos), así como de un nuevo bosque de cedros en las montañas, que complementó las antiguas zonas de extracción de estas materias primas.

Estos hallazgos son celebrados por Senaquerib como milagros queridos por los dioses, que marcarían su aprobación de su obra de construcción. La decoración interior del palacio también fue objeto de mucha atención y ocasión de espectaculares logros de los que el rey se sentía orgulloso, como las gigantescas estatuas de cobre y bronce, los toros alados esculpidos, etc. Los otros palacios de Kuyunjik fueron restaurados, así como los templos y el antiguo arsenal de Nebi Yunus.
Para tener éxito en su empresa, Senaquerib tuvo que movilizar enormes recursos materiales, a veces procedentes de lugares lejanos de su reino (especialmente madera y metales), pero también tuvo que movilizar considerables recursos humanos. Gran parte de los trabajos fueron realizados por deportados, pero también, quizás, por súbditos de Asiria como corvée. Los relatos de la construcción no ocultan que algunas de estas tareas eran agotadoras, especialmente la extracción y el transporte de bloques de piedra o esculturas monumentales. Había que emplear a un número menor de artesanos y trabajadores cualificados, que podían venir de todo el imperio, pero también a maestros de obras sobre los que existe muy poca información.

Se celebró la inauguración de los nuevos edificios. Cuando hubo terminado su «Palacio sin rival», Senaquerib invitó a Ashur y a los demás grandes dioses de Asiria (de hecho, las estatuas de sus grandes templos) a un suntuoso banquete en el que les hizo ofrendas, lo que sirvió para asegurar la protección divina del edificio. Celebró otras ocasiones, como la finalización del canal principal, haciendo sacrificios a los dioses por la posteridad de la construcción e incluso ofreciendo ocasionalmente ropas y objetos preciosos a los que participaron en su difícil construcción, un gesto inédito en los relatos de construcción asirios.
Los sucesores de Senaquerib continuaron embelleciendo la ciudad y restaurando y mejorando algunos de sus edificios. En el relato de Nebi Yunus, Assarhaddon reconstruyó el arsenal. En Kuyunjik, Asurbanipal, tras ocupar inicialmente el palacio de Senaquerib, restauró un antiguo palacio ya reformado, el bīt-redūti («Casa del Heredero»): se trata del «Palacio del Norte».
El tamaño de la población de Nínive en su apogeo sigue siendo una incógnita. Si se estima el número de posibles habitantes en función del espacio encerrado por las murallas, teniendo en cuenta una tasa de 100 habitantes por hectárea (muy aproximada ya que no todo el espacio estaba habitado y otras zonas estaban densamente pobladas), se llegaría a unos 75.000 habitantes.

La caída de Nínive

Tras el final del reinado de Asurbanipal, Asiria decayó bruscamente y se encontró amenazada en su corazón por los asaltos de los babilonios y los medos. En el año 614 a.C., los medos dirigieron en solitario una campaña en Asiria, que supuso la caída de Ashur y un primer asalto a Nínive, que fracasó. En el año 612 se llevó a cabo una segunda campaña conjunta de los dos aliados con el objetivo de tomar Nínive. El asedio duró sólo tres meses, durante el verano, y la ciudad cayó el 10 de agosto de 612; el rey asirio Sîn-shar-ishkun murió durante los combates. La ciudad fue saqueada y destruida, un acontecimiento que marcó el fin del imperio asirio.


«En [el año 14 (612)], el rey de Acad (Babilonia) reunió sus tropas [y marchó sobre Asiria]. El rey de los Umman-manda (medos) [fue] a la presencia del rey de Akkad [y el rey de Akkad y Cyaxare (rey de los medos)] se reunieron en […]u. El rey de Acad y su ejército [cruzaron el Tigris, Cy]axare cruzó el [Rad]anu, y se desplazaron a lo largo de la orilla del Tigris; en el [mes de Siwan, el … día, acamparon] ante Nínive. Desde el mes de Siwan hasta el mes de Ab, durante tres meses, [ellos (…) … (y)] libraron una feroz batalla contra la ciudad. En el mes de Ab, [el día …], infligieron una aplastante [derrota] a un [gran] [pueblo]. En ese momento murió Sîn-shar-ishkun, el rey de Asiria. Tomaron un gran botín de la ciudad y del templo y [redujeron] la ciudad a un montón de escombros».

Extracto de una crónica babilónica que informa de la caída de Nínive.


Las excavaciones en algunas de las puertas de la ciudad han aportado nueva información sobre el transcurso del asedio, en particular las de Shamash, Adad y Halzi. Atestiguan la preparación de los ninivitas para el asedio, ya que sus entradas se estrechan y probablemente se añaden torres defensivas a la tercera. Sólo la puerta de Adad, al norte, y la de Halzi, al sur, presentan huellas de un ataque. En este último, se encontraron los cuerpos de una docena de individuos muertos durante el asalto final. Sin embargo, el sitio de Shamash, cerca de la puerta de Halzi, no mostraba signos de combate.

Según D. Stronach, los atacantes habrían centrado sus ataques en algunos puntos estratégicos del recinto, en los extremos norte y sur si fuera necesario, para aprovechar el tamaño de la ciudad y obligar así a los defensores a dispersarse. También supone que las zonas de la muralla que bordean el Khosr deben haber sido atacadas. Varias tradiciones (narradas por Diodoro de Sicilia y en el Libro de Nahum) informan de que se produjo una inundación, lo que puede indicar que el río desempeñó un papel en la caída de la ciudad.

Despues del imperio


Los tres siglos que siguieron a la caída del Imperio Asirio son muy poco conocidos, en lo que respecta a la región de la antigua Asiria. Casi no hay textos de esta región y ninguno está claramente atestiguado como procedente de Nínive. Por lo tanto, no se ha podido determinar la cultura material postasiria.


Como capital y mayor metrópoli asiria, Nínive fue el principal objetivo del asalto final de babilonios y medos en el año 612 a.C. La ciudad sufrió graves saqueos y destrucción, aunque no hay pruebas de que su población fuera masacrada o deportada. Los principales edificios fueron destruidos y algunos de ellos fueron parcialmente reocupados poco después: el templo de Nabû, parte del palacio suroccidental, así como una parte al este de Kuyunjik, identificados por los excavadores del yacimiento como niveles de «okupas», es decir, personas que reutilizaron habitaciones y ortostatos para establecer un hábitat en estas ruinas.

Los alrededores de la ciudad seguían estando habitados en la época aqueménida, según el testimonio de Jenofonte, que pasaba por la región durante la retirada de los Diez Mil, hacia el año 400 a.C. Relata en su Anábasis que pasó con su ejército cerca de las ruinas de una ciudad llamada Mespila, comúnmente identificada como Nínive y que parece haber estado deshabitada en aquella época, pero que servía de refugio a los habitantes de los alrededores gracias a sus murallas, que todavía son impresionantes.

El renacimiento de Nínive

La evolución política de la Alta Mesopotamia tras la caída del Imperio Persa es compleja y se conoce en su mayor parte a grandes rasgos, siendo poco conocida la situación particular de Nínive. Sin embargo, se reactivó y volvió a ser una ciudad importante al menos durante el periodo de la dominación parta. Al parecer, Kuyunjik sigue habitada, así como la ciudad baja al norte de Kuyunjik pero también al sur del Khosr, donde se han encontrado edificios y objetos (monedas y cerámica) de este periodo. También se han identificado tumbas abovedadas en la orilla derecha del Khosr, al este de Kuyunjik.


Tras la batalla de Gaugamela, ganada por el macedonio Alejandro Magno contra el ejército persa en el año 331 a.C., que probablemente tuvo lugar en la llanura cercana a Nínive, Asiria pasó a estar bajo dominio griego. Luego fue controlada por los reyes seléucidas y se convirtió en objeto de conflictos entre varios reinos que se sucedieron en su suelo: hacia el año 141 a.C., el rey parto Mitrídates I derrotó por primera vez a los seléucidas, y sus sucesores expulsaron definitivamente a los reyes griegos de Mesopotamia, tras otros conflictos. La situación política en la Alta Mesopotamia durante el periodo parto es compleja. Hacia el año 80 a.C., el rey Tigran II de Armenia extendió temporalmente su reino al norte de Mesopotamia, que luego volvió a quedar bajo el dominio de los partos a pesar de los intentos romanos.

También fue testigo del desarrollo del reino de Adiabene, que cambió de alianza varias veces en las rivalidades de las grandes potencias. En el año 116, cuando Trajano invadió la región, Nínive se integró en la efímera provincia romana de Asiria, que desapareció en menos de un año. Durante las décadas siguientes, la Alta Mesopotamia vivió un periodo atormentado, ya que se encontraba en la zona de lucha entre romanos y partos y luego sasánidas.


Parece que Nínive llegó a ser en su momento una ciudad griega y que una comunidad de colonos griegos se instaló allí. Es posible que esto ocurriera durante el reinado de Seleuco I, fundador de la dinastía seléucida, en torno al año 300 a.C., o bajo uno de sus sucesores; o puede que haya que mantener una fecha mucho más tardía, en torno al año 80 a.C., bajo Tigran II de Armenia, un gobernante helenizado. De hecho, se nos informa de que Nínive es una ciudad poblada por una comunidad griega gracias a los hallazgos realizados principalmente en el periodo de la dominación parta.

De hecho, se han encontrado monedas de los periodos seléucida y parto en la ciudad, que podría haber tenido una ceca. Se han encontrado varias inscripciones griegas en objetos excavados en Nínive. Una columna fue dedicada a los dioses por un tal Apollophanes, estratega y epistate de la ciudad. La obra de arte más notable de este periodo es una estatua de piedra caliza de 50 cm de altura de Heracles Epitrapezios (identificado como Hermes en el momento de su descubrimiento), realizada por un tal Diógenes en el siglo I o II de nuestra era.

Se colocó en un pequeño templo (3 m x 4,4 m) excavado en la ciudad baja, justo al norte de Nebi Yunus, cuya disposición recuerda a los antiguos templos asirios. Cerca de allí se encontró un antiguo altar asirio con el nombre de Senaquerib, que fue reutilizado y luego dedicado por un magistrado local llamado Apolonio. Así pues, esta parte de la ciudad baja parece haber sido importante durante los primeros siglos de nuestra era. Sin embargo, estas huellas de helenización de la región no ponen en duda el hecho de que la región esté poblada predominantemente por arameos, mientras que los griegos pierden importancia con el tiempo.
Kuyunjik sigue siendo la parte principal de Nínive, probablemente la que alberga los edificios públicos más importantes, incluidos los templos. Aquí se han desenterrado cerámicas, restos de columnas y estatuas de la época parta. Se han excavado dos tesoros de monedas que contienen monedas romanas y partas del siglo III d.C. Las tumbas situadas en las ruinas del antiguo templo de Ishtar han aportado una gran cantidad de material, como joyas de oro y piedras preciosas, que probablemente datan de principios del siglo II d.C. Todo ello atestigua la prosperidad de Nínive en este periodo.

Importante lugar de culto en los períodos sasánida e islámico.


Tras la desastrosa campaña del emperador romano Juliano contra los persas sasánidas en el año 363 d.C., Nínive quedó bajo el control de estos últimos, que a su vez establecieron allí una guarnición fronteriza. La cultura material de la ciudad adquirió entonces rasgos persas que se encuentran en los escasos hallazgos de este periodo (monedas, sellos, objetos de vidrio, etc.), generalmente procedentes de Kuyunjik, ya que el asentamiento parece haberse estrechado en torno a este tell y al de Nebi Yunus. En el año 627, la llanura de Nínive fue escenario de una batalla entre tropas bizantinas y sasánidas. Poco más de diez años después, en 637/8 o 641/2, Nínive fue tomada por las tropas árabes-musulmanas.
Desde el punto de vista religioso, Nínive se convirtió entonces en una importante ciudad cristiana (a la vez que albergaba una comunidad judía de notable tamaño), ya que en ella se encontraban las sedes de los obispados nestoriano y jacobita, este último ocupado en el siglo VII por el teólogo Isaac de Nínive, que sólo permaneció allí cinco meses, lo que no impide que se le asocie comúnmente con esta ciudad. En Nebi Yunus se construyó un monasterio nestoriano, probablemente en relación con la leyenda de la llegada del profeta Jonás a Nínive.

Los gobernantes persas, a pesar de ser zoroastrianos, toleraban la religión cristiana y a veces restauraban los monasterios de la región. La misma tolerancia existía durante los primeros tiempos de la dominación musulmana, pero una gran parte de la población se convirtió gradualmente al Islam. Varios objetos encontrados en Kuyunjik atestiguan la presencia de una comunidad paleocristiana en la ciudad. Entre ellas se encuentra la cerámica marcada con una cruz con ramas de igual longitud, un motivo que también se encuentra en una lámpara de aleación de cobre, y las placas de estuco que representan cruces de diversas formas, que son un tipo de icono característico del cristianismo en Irak en los siglos VII y VIII.


Tras la conquista árabe, Nínive decayó en comparación con su vecina Mosul, que poco después de la conquista se convirtió en una ciudad militar (miṣr) y en la capital política de la región, con una fuerte guarnición, y luego creció con fuerza. El obispado nestoriano de Nínive se fusionó finalmente con el de Mosul en el siglo IX. Sin embargo, una parte del emplazamiento de la antigua capital asiria conserva cierta importancia: la colina de Nebi Yunus, de la que se dice que alberga la tumba del profeta Jonás y que, por tanto, tiene el estatus de lugar de peregrinación, uno de los más frecuentados de la Alta Mesopotamia. Una mezquita sustituye al antiguo monasterio cristiano. En el siglo X, se rodeó de una hospedería para alojar a los peregrinos, por iniciativa del emir de Mosul, Nasir al-Dawla de los Hamdaníes.

También colinda con un cementerio donde se entierra a las personas que buscan la proximidad del lugar sagrado. Una fuente termal al este del tell (ʿAyn Yūnus) también es visitada por los enfermos que buscan curarse.

Este lugar aparece en los textos árabes medievales y modernos como Tall al-Tawba, la «Colina del Arrepentimiento», en referencia a la misión que se dice que Jonás cumplió allí. En cuanto al relato de Kuyunjik, aparece con el nombre de Kalʿat Nunia, la ‘Ciudadela de Nínive’, o más simplemente al-Kalʿa, ‘la Ciudadela’, en referencia a las ruinas que allí se encuentran. Su nombre actual es el de una aldea atestiguada allí a principios del siglo XIX, poblada por campesinos de la minoría religiosa yezidí. Fueron masacrados en 1836 durante uno de los estallidos de violencia religiosa que entonces agitaban la Alta Mesopotamia, y su aldea fue destruida, lo que explica que los primeros excavadores pudieran explorar este relato.

El apogeo de Nínive

Tras convertirse en la capital de Asiria bajo el mandato de Senaquerib, Nínive era una de las principales ciudades de Oriente Próximo en el siglo VII a.C. Son los niveles arqueológicos de este periodo los que más han llamado la atención de los diferentes equipos de excavación en el yacimiento, lo que justifica un mayor desarrollo sobre el estado de la ciudad en esta época.
Nínive se organiza en torno a dos tells separados por el río Khosr: al sur, Nebi Yunus, y al norte, Kuyunjik. La primera parte ha sido muy poco explorada y parece haber sido de menor importancia de todos modos en comparación con Kuyunjik. Además de algunos templos, había un antiguo arsenal (ekal mašarti) restaurado por Asarhaddón. El espacio urbano tras la obra de Senaquerib ocupaba una superficie de 750 hectáreas rodeadas por una muralla de 12 km de longitud. Se abastecía de agua a través de varios canales procedentes de las colinas circundantes y de los dos ríos que bordeaban la ciudad.
Nínive era también un importante centro religioso. Había varios templos. En primer lugar, el templo de la diosa principal de la ciudad, Ishtar de Nínive, y su zigurat, situado en Kuyunjik. La ciudad también contaba con importantes templos dedicados a Nabû, Assur, Adad, etc.
Como última capital construida por un monarca del Imperio Asirio, después de las obras de Kalkhu bajo Assurnasirpal II (883-859 a.C.) y Dur-Sharrukin bajo Sargón II (722-705 a.C.), el propio padre de Senaquerib, Nínive es el apogeo de la tradición arquitectónica y urbanística de esta civilización. Esta metrópolis concentra las habilidades de los planificadores asirios: las obras realizadas bajo el mandato de Senaquerib y sus sucesores atestiguan sus conocimientos en materia de planificación hidráulica, mientras que las obras defensivas, los jardines, el urbanismo, los edificios públicos y los palacios reales de los kuyunjik dan testimonio de un notable saber hacer.

Sistema de riegos en Nínive

Aunque estaba alimentada naturalmente por el río Khosr y cerca del río Tigris, así como por varios manantiales naturales, Nínive no estaba suficientemente bien abastecida de agua para convertirse en la gran capital que quería Senaquerib. Se interesaba sobre todo por regar los jardines que creaba y por ampliar la superficie agrícola destinada a alimentar la ciudad. El proyecto era, por tanto, de alcance regional y suponía la renovación de los canales existentes, la creación de otros nuevos, así como la construcción de varias presas y otras obras hidráulicas como un acueducto. Sennacherib afirmó haber construido todos los puntos de agua conocidos alrededor de Nínive. Sin embargo, esto no era suficiente, ya que había que tomar agua de varios ríos de las tierras altas del norte de la ciudad.
Algunas de estas estructuras se han excavado o localizado sobre el terreno y, más recientemente, mediante el uso de fotografías aéreas e imágenes por satélite. Estas estructuras también han sido objeto de inscripciones de Senaquerib, acompañadas de bajorrelieves en Khinis y Maltai, al norte de Nínive, en las proximidades de algunas de las estructuras.

Si este rey se sitúa en la continuidad de sus predecesores, que también construyeron importantes obras hidráulicas en torno a las antiguas capitales asirias, una vez más lleva el planteamiento a un nivel superior, lo que implicaba la movilización de medios considerables. Como el agua se recogía en una región con un relieve atormentado, a veces era necesario excavar la roca y despejar grandes espacios.

Estos desarrollos requerían ingenieros que conocieran la topografía y el clima de la región, así como el régimen de sus ríos. En definitiva, cambiaron la red hidrológica de la región de Nínive y su paisaje. Esto requería una pesada administración y un mantenimiento constante, y cuando el Imperio Asirio se derrumbó, el sistema no duró, aunque algunos esquemas pudieron ser restaurados localmente durante largos períodos.
Se pueden distinguir varias etapas en el programa de construcción de una red de canales durante la expansión de Nínive, que duró principalmente unos quince años, del 702 al 688 a.C. En la primera fase se construyó el canal de Kisiri, que unía el norte de la ciudad con el Khosr 13 km aguas arriba, en la presa de Shallahat, cerca de Dur-Sharrukin. Se construyó una presa en el Khosr en Ajileh, justo aguas arriba de Nínive.

Los desarrollos más importantes se encuentran más al norte: se utilizó un sistema de ríos canalizados y canales excavados de unos 100 kilómetros de longitud para desviar el agua de los ríos de las zonas montañosas del noreste, incluidos los afluentes del Gran Zab (que desemboca en el Tigris por debajo del Khosr).

Se ha encontrado un importante acueducto a lo largo de su recorrido, en Jerwan, que permitía al canal cruzar un valle por el que fluye un wadi. Tiene 280 metros de largo y 22 de ancho, y su construcción requirió unos 2 millones de bloques de piedra. La rambla y probablemente una pista pasaban por debajo del acueducto en su centro en pasajes abovedados. El canal aguas arriba de Jerwan es el canal de Khinis, que extrae agua de la actual Gomel a lo largo de más de 50 kilómetros. Probablemente fue el último en construirse, y el más largo. Otro sistema de canales lleva el agua desde más al noroeste, hacia Maltai.

«A lo largo de una larga distancia, desde el río Husur (Khosr), cavé un canal hasta las praderas de Nínive; sobre profundos wadis pasé un puente de piedras blancas e hice que estas aguas fluyeran sobre él».

Inscripción de Senaquerib en el acueducto de Jerwan.

Los canales varían en tamaño según la cantidad de agua que debían captar y transportar: el de Khinis, aguas arriba de la presa de Jerwan, tenía unos 6 metros de ancho y 2 de profundidad porque aún captaba pocos arroyos; luego se ensanchó hasta unos 20 metros para captar el agua de nuevos ríos. En algunos lugares, los canales excavados tenían que despejar un espacio de casi 70-100 metros de ancho (que no necesariamente corresponde a la anchura del canal).

Murallas y entradas


Las murallas de la ciudad en la época de Senaquerib eran una estructura impresionante, que ha cautivado la imaginación desde la antigüedad: Diodoro de Sicilia le atribuye una longitud de 27 kilómetros. En realidad, la muralla constaba de dos recintos (uno interior y otro exterior) que rodeaban la ciudad en una longitud de unos 12 km, siguiendo un trazado trapezoidal. Los lados largos consistían en la parte oriental de la muralla, de unos 5 km, y la parte occidental, de 4,1 km, mientras que los lados cortos medían 2 km al norte y 800 m al sur. Los muros estaban hechos de grandes bloques de piedra caliza procedentes de canteras situadas 50 km río arriba a lo largo del Tigris, reforzados con ladrillos de barro.

El sistema defensivo era muy potente, y en algunos lugares su grosor se acercaba a los 45 metros, mientras que, según Senaquerib, su altura era de 25 metros. Los antiguos nombres de los dos recintos evocaban sus funciones: «muro cuyo brillo abruma al enemigo» (en sumerio BÀD NÍ.GAL.BI KÚR.RA ŠÚ.ŠÚ) para el recinto interior; «muro que aterroriza al mal» (BÀD NÍG.ERÍM HU.LUH.HA) para el recinto exterior. Delante de las murallas se excavaron zanjas de unos 55 metros de ancho que debían cruzarse con puentes, dos de los cuales se podían ver delante de las puertas de Shamash y Halzi. Los dos tells principales también estaban protegidos por un muro.
Dieciocho puertas perforaban la muralla exterior según los textos de fundación más recientes de Senaquerib, pero sólo una docena han sido localizadas con certeza. Al sur, la puerta de Ashur daba la bienvenida a los viajeros que remontaban el Tigris desde la ciudad del mismo nombre.

En el oeste, la muralla tenía al menos cinco puertas, y al este, seis. Hacia el norte, había tres puertas, que llevaban el nombre de los dioses Adad, Nergal y Sîn, respectivamente, a quienes estaban dedicadas. Cada una de estas puertas tenía su propia particularidad, señal de que los ninivitas prestaban gran atención a estos edificios, que debían llamar la atención del visitante nada más entrar en la ciudad. También estaban flanqueados por torres defensivas. Se discute la ubicación de tres puertas conocidas por los textos, siendo las más probables las de la muralla occidental: la puerta de Handuri, la del Muelle y la del Desierto.
Se han excavado varias puertas con mayor o menor precisión y algunas han sido parcialmente restauradas por el Departamento de Antigüedades de Irak. La puerta Halzi, situada en el sur de la ciudad, es una de las más imponentes de Nínive y la más conocida por los arqueólogos. De forma rectangular, ocupa unos 70 metros del muro oriental. La entrada (originalmente de 7 metros de ancho) estaba situada en una esquina, y el acceso desde el exterior era a través de un puente. El edificio se organiza en torno a un patio central de 45 por 19 metros, donde se han encontrado 22 ortostatos en el muro occidental. Ocho torres de diferente calidad protegían la puerta, las más débiles probablemente se construyeron ante el inminente asedio de la ciudad entre el 614 y el 612 a.C., periodo en el que la entrada también se redujo a 2 metros de ancho.

Zona baja de la ciudad


Descrita por primera vez por Senaquerib en los textos que relatan las urbanizaciones que hizo en Nínive, la ciudad baja es un poco más conocida tras las prospecciones realizadas en su parte norte a finales de la década de 1980, limitadas sin embargo por la progresión de la urbanización del lugar. La ciudad baja de Nínive está cortada en dos por el río Khosr. El río Khosr y los demás ríos y acequias de la ciudad eran cruzados por varios puentes, cuya ubicación ha sido identificada. Varias grandes avenidas, algunas de ellas pavimentadas, conectaban las puertas principales. El más importante era el «Camino Real», que tendría una anchura de unos 28,50 metros o más y estaba marcado por estelas en sus lados.


«En aquel tiempo amplié el sitio de Nínive, mi ciudad real. Ensanché sus calles para que fueran aptas para un «camino real» y las hice brillar como el día. Para que en el futuro el camino real no pudiera estrecharse, lo hice revestir con estelas enfrentadas. Hice este camino de sesenta y dos codos de ancho, hasta la puerta del parque. Si algún habitante de esta ciudad destruye su antigua casa para construir otra, y hace que los cimientos de su casa invadan el camino real, será empalado en una estaca plantada en su casa.

La inscripción de Senaquerib en el «Camino Real».


S. Lumsden propuso identificar las funciones de las diferentes partes de la ciudad: al norte de Kuyunjik, y en la parte comprendida entre este tell y Nebi Yunus, se habrían encontrado las residencias de las élites, mientras que la parte al sur de Nebi Yunus habría tenido una función principalmente militar. La parte oriental de la mitad norte habría estado ocupada por una «terraza oriental», en la que puede haber habido jardines dentro de la ciudad, sabiendo que también había jardines fuera, cerca de las murallas, probablemente a lo largo del curso del Tigris hacia el oeste.
Antes de que Senaquerib ampliara el perímetro de Nínive, la ciudad baja ocupaba una zona al norte del tell de Kuyunjik llamada «Ciudad Vieja». Los estudios han identificado allí, para el siglo VII a.C., un conjunto de lujosas residencias organizadas en torno a vastos patios centrales, con amplias calles que delimitan los bloques de viviendas. Se trata, pues, de un barrio claramente elitista, situado cerca del centro del poder. Al norte de esta última, y hasta las murallas, se ha identificado un barrio de artesanos con un asentamiento más compacto. Se encontraron talleres de alfareros y metalúrgicos. Estos dos barrios estaban limitados al este por una amplia vía que unía la puerta de Nergal con Kuyunjik, posiblemente la «vía real». La parte noreste del sitio es menos conocida. También contaba con talleres de cerámica.
Al sur del Khosr, se han identificado varios edificios. Uno de ellos se identificó como un bīt hilāni (un tipo de edificio de origen sirio caracterizado por un pórtico con columnas que sirve de entrada), debido a las bases de los pilares que se observaron, lo que de hecho es insuficiente para definirlo como un edificio de este tipo. En las proximidades se exploró un edificio palaciego, organizado en torno a un gran patio, en el que se encontraron dos tablillas cuneiformes. También se encontraron abrevaderos para caballos con inscripciones en nombre de Senaquerib cerca de las murallas al norte de Nebi Yunus.
La parte oriental de Nínive, al norte del Khosr, conoció un desarrollo original durante las obras emprendidas por Senaquerib: la «Terraza Oriental». Elevada sobre el resto de la ciudad baja, S. Lumsden propuso una función específica para ella en el proyecto de Senaquerib, que también se refería a la vida de los habitantes de la capital. Según él, era un espacio desde el que se podía admirar una panorámica de la metrópoli en su época de esplendor. De hecho, probablemente estaba abierta al público, ya que no estaba fortificada a diferencia de las ciudadelas de Kuyunjik y Nebi Yunus. Es posible que fuera uno de los lugares donde había huertos y jardines dentro de la ciudad, mencionados en los relatos de la construcción de Nínive. Son posibles otras propuestas, como una función ceremonial, un espacio comercial o recreativo, etc.

Los jardines de Nínive


Se habían dispuesto jardines en varios puntos de la ciudad, dentro de las murallas, pero también fuera, a lo largo de los dos ríos que alimentaban la ciudad y de los canales. Su localización sobre el terreno es más problemática y su ubicación es por el momento sólo una hipótesis.

Tenían una función crucial en la ideología del poder de los reyes que los hacían construir. Había un gran número de especies arbóreas, especialmente árboles frutales y vides, y el relieve y el espacio se modificaban a veces para imitar regiones montañosas o pantanosas. Así, los reyes reprodujeron en miniatura las regiones que habían conquistado e introdujeron en sus jardines plantas desconocidas en Asiria, como el árbol del algodón, llamado «árbol de la lana». Para su disfrute, construyeron pequeños edificios donde celebrar banquetes.

También se introdujeron animales exóticos procedentes de los países conquistados para disfrute de los reyes y, sobre todo, para mostrar el alcance de su poder, ya que simbolizaban el dominio que ejercían los gobernantes sobre los países de los que procedían y su capacidad para recrear un espacio fértil y lleno de vida en un lugar que antes estaba desierto. Por lo tanto, no sólo eran jardines, sino también una especie de zoológico, un auténtico parque, acorde con la concepción del poder y del mundo que tenía la realeza asiria.


«Para controlar el flujo de estas aguas (del río y los canales), hice un pantano y planté allí una plantación de caña. Dejo que las garzas, los jabalíes y los ciervos campen a sus anchas. Por voluntad de Dios, en los jardines con tierra recién arada, crecían en abundancia vides, toda clase de árboles frutales, olivos y árboles aromáticos. Los cipreses, las moreras (?) y todo tipo de árboles crecieron y brotaron. Las marismas se desarrollaron rápidamente. Las aves del aire, las garzas cuya región de origen está muy lejos, hicieron sus nidos allí. Los jabalíes y los ciervos dieron a luz a multitud de crías. Corté los cipreses y las moreras que habían crecido en los jardines, así como los juncos de los pantanos, y los utilicé para la construcción de mis palacios reales. Se cosechaba el algodón («se esquilaban los árboles que daban lana») y se tejía la ropa».

El desarrollo de los parques reales de Nínive, según una inscripción de Senaquerib.


Según las descripciones de los bajorrelieves palaciegos y los textos, los jardines se abastecían de acueductos, y quizás incluso de tuberías que llevaban el agua a terrazas elevadas. Si se acepta la existencia de estos jardines elevados, se puede seguir la propuesta de Stephanie Dalley de buscar el origen de los «jardines colgantes de Babilonia» en Nínive, que no estaría de hecho en esta última ciudad (donde no están atestiguados ni en los textos ni por la arqueología), sino en Nínive, donde las pruebas serían algo más consistentes. La propuesta de Dalley ha sido objeto de diversas críticas.

De hecho, la existencia de «jardines colgantes» no es más segura en Asiria que en Babilonia, ya que no se mencionan explícitamente en los textos ni se localizan in situ, sino que quizás se representan en un bajorrelieve, que puede interpretarse de otra manera. Es imposible saber en qué habrían consistido exactamente estos posibles jardines elevados, qué aspecto habrían tenido, qué mecanismos habrían estado en juego.

Arsenal de Nínive


El relato Nebi Yunus («Profeta Jonás»), en una superficie de 14 hectáreas, situado a un kilómetro al sur de Kuyunjik, es, como su nombre indica, el lugar donde la tradición dice que fue enterrado el profeta Jonás. Se dice que el Libro de Jonás, que sirve de fuente sobre la historia de Nínive y su caída, fue enviado a Nínive por Dios, y ha desempeñado un importante papel en la conservación de la memoria de la ciudad tras su destrucción. Por lo tanto, este relato es un lugar sagrado, que atrae a los peregrinos, y está coronado por una mezquita, además de un pueblo. Esto ha impedido que se realicen excavaciones a gran escala en el lugar, aunque los equipos iraquíes hayan realizado algunas campañas en los límites del tell.
A falta de grandes excavaciones en el lugar, es imposible saber cuándo comenzó el asentamiento de este relato. Los conocimientos de los arqueólogos se basan principalmente en los hallazgos epigráficos en el tell y en otros lugares, incluidas las inscripciones de fundación dejadas por los reyes asirios que emprendieron la construcción en el lugar, en primer lugar Senaquerib y su hijo Asarhadón. El primer registro de construcción en el sitio es del reinado de Adad-nerari III (882-859 a.C.), pero es a partir del reinado de Senaquerib que tenemos un buen conocimiento del tell como parte de su programa de obras en Nínive.
Los textos de los reyes asirios nos dicen que habían construido un arsenal en este tell, llamado ekal kutalli (‘palacio de la retaguardia’ o ‘palacio (militar) de reserva’) o ekal mašarti (‘palacio (militar) de revisión’). Se dice que Senaquerib destruyó un edificio más antiguo, cuya naturaleza exacta se desconoce, para construir este edificio. Basándonos en las excavaciones del Arsenal de Kalkhu y en la descripción de los textos de Senaquerib, este edificio cuenta con edificios residenciales similares a un palacio real, junto a los cuales se encuentra el propio arsenal. Sirvió como cuartel general de los ejércitos asirios. Por tanto, Nebi Yunus tenía una función militar, con tiendas, talleres para la fabricación de armas y establos para los caballos.

También era donde se almacenaba parte del botín de guerra que traía el ejército asirio. Se dice que Senaquerib construyó dos conjuntos de edificios residenciales, probablemente con una sala del trono y pisos, uno de estilo «asirio» y el otro de estilo «Hatti», de hecho procedente de Siria, por lo que probablemente sea una construcción de tipo bīt-hilani. A su vez, Assarhaddon emprendió un programa de construcción en torno al arsenal, que se amplió considerablemente. Una de sus inscripciones indica la función del edificio: «mantener el campamento (y) guardar los caballos, las mulas, los carros, el equipo militar, los instrumentos de guerra y el botín hecho al enemigo».

El objetivo principal de su trabajo fue convertir la zona residencial en un palacio real más grande. Se trata de la construcción más importante llevada a cabo por este gobernante en Nínive y es quizás donde reside parte del año. Su hijo Ashurbanipal también realizó trabajos en el arsenal.
En 1954, los excavadores iraquíes encontraron diversos objetos en Nebi Yunus, entre los que se encontraban algunas tablillas, un prisma con la inscripción de Asharhaddon y un botín traído por los reyes asirios tras sus campañas victoriosas, como tres estatuas del faraón Taharqa y una estatuilla de bronce de la diosa egipcia Anoukis.

También descubrieron una puerta monumental de acceso al arsenal en el noreste del tell, cuyos montantes están custodiados por toros androcefálicos, como es habitual en los palacios asirios. Durante los trabajos de restauración en el santuario de Jonás, a mediados de la década de 1970, los trabajadores descubrieron un fragmento de bajorrelieve sobre ortostatos que representaba figuras conduciendo caballos. Más tarde, durante la ocupación del yacimiento por parte del Estado Islámico, tras la destrucción del Mausoleo de Jonás, los yihadistas excavaron galerías en el tell (aparentemente para llevarse artefactos para su reventa) y descubrieron elementos del palacio de Asharhaddon que pudieron ser explorados después de que el yacimiento fuera retomado por las tropas iraquíes, incluyendo fragmentos de bajorrelieves, e inscripciones murales.

Kuyunjik, el corazón del Imperio Asirio


El corazón de Nínive es el tell de Kuyunjik, que toma su nombre de una aldea establecida en su extremo noreste antes de las primeras excavaciones, que significaría «ovejita» en turco. Se trata de la parte más antigua del yacimiento, desde el VII milenio a.C., la que se desarrolló y la que ha sido objeto, con diferencia, de más campañas de excavación, ya que estaba casi desierta cuando los arqueólogos invirtieron el yacimiento. Se extiende por más de 40 hectáreas, midiendo en su longitud máxima alrededor de 1 kilómetro y 600 metros en su anchura máxima, y hoy en día sobresale de la llanura circundante en más de 30 metros.

Tras las obras de Senaquerib, fue el centro del imperio asirio, donde se encontraban los principales palacios reales, la familia real, la corte y los archivos reales. Este tell conserva su función tradicional como espacio sagrado, ya que allí se encuentra el templo de la deidad tutelar de la ciudad, Ishtar de Nínive, que tuvo una importante función en el imperio asirio, con su zigurat que dominaba toda la ciudad, así como el templo del dios Nabû.

Nínive y sus templos


El centro del tell de Kuyunjik está ocupado por un grupo de templos, cuyo establecimiento debe remontarse a los primeros períodos del sitio.

El templo de Ishtar de Nínive, diosa tutelar de la ciudad también conocida bajo los nombres de Shaushga, Inanna, Ninlil/Mullissu, diosas de diversos orígenes unidas por el sincretismo, o bajo el epíteto de «Señora de Nínive», es el principal lugar de culto de la ciudad. Se conoce con el nombre sumerio É.MÈŠ.MÈŠ o É.MAŠ.MAŠ, pero también aparece con el nombre É.GAL («gran casa/templo» en sumerio), que designa generalmente un palacio, o bīt nathi («casa/templo de la cama», siendo este segundo término de origen horita), que parece designar más específicamente los pisos de la diosa en el templo, donde se celebraban los principales rituales.

Durante las excavaciones, que sólo dejaron al descubierto una parte del edificio, se distinguieron una treintena de fases, que se extienden al menos desde el cuarto milenio hasta el siglo VI a.C.

La datación y a veces incluso la relevancia de todas estas fases son objeto de discusión, especialmente debido a la inexactitud de los registros de las excavaciones. Se trata de un edificio especialmente importante para el conocimiento del yacimiento, gracias a los numerosos hallazgos de objetos e inscripciones que se realizaron en él, ya que era el corazón histórico de Kuyunjik, que fue objeto de mucha atención por parte de los gobernantes que dominaban la Alta Mesopotamia al menos desde principios del II milenio a.C. Según la inscripción dejada por Samsi-Addu durante su reconstrucción en el siglo XVIII a.C., Manishtusu de Akkad lo habría (re)construido en el siglo XXIII a.C., pero esto no se puede verificar. En cualquier caso, fue constantemente renovado por los gobernantes asirios hasta la caída del sitio.

En cuanto al periodo neoasirio, las primeras obras de renovación importantes datan de la época de Ashurnasirpal II, en el siglo IX a.C., ya que se han encontrado clavos de cimentación, losas talladas y ladrillos vidriados. Senaquerib lo incluye en la lista de monumentos de la ciudad que restauró, pero hay pocas pruebas de su trabajo en el lugar. Assurbanipal fue el último en organizar la decoración del edificio y su zigurat.

Situado en el mismo centro del tell, este templo es poco conocido debido a que sus excavaciones están incompletas. Las reconstrucciones propuestas por J. Reade parecen indicar que su plano no ha sufrido grandes cambios desde la época de Samsi-Addu. Tiene forma rectangular y está orientada al suroeste/noreste, mide unos 55 metros de ancho y al menos 106 metros de largo. La entrada parece ser por el lado suroeste, que conduce en el periodo neoasirio a un primer patio que lleva a un segundo patio más grande que ocupa el centro del edificio.

La cella que albergaba la estatua de la diosa y su trono estaba evidentemente situada en la continuidad hacia el noreste, pero no ha sido despejada. El templo estaba asociado a un zigurat también dedicado a Ishtar, del que no queda nada y que, por tanto, sólo se conoce por inscripciones reales y una oración neoasiria a la diosa. Samsi-Addu también le atribuye una primera construcción bajo Manishtusu. Lo amplió, y más tarde fue restaurado por Salmanazar I y luego por los reyes sargónidas. Es posible que estuviera situada justo al suroeste del templo, frente a la entrada principal del templo y también del palacio suroeste, en el punto más alto de Kuyunjik y, por tanto, de toda la ciudad.

Un último edificio asociado al culto de Ishtar de Nínive era su bīt akītu, conocido sólo por las inscripciones de los reyes neoasirios (pero posiblemente existente desde el periodo medioasirio) que emprendieron obras en él. Su ubicación en Kuyunjik; quizá haya que buscarla al norte o al oeste del gran templo. Se trata de un tipo de edificio de culto común en las grandes ciudades babilónicas y adoptado en Asiria, utilizado para el gran festival llamado akītu que solía tener lugar el día de Año Nuevo, durante el cual una gran procesión conectaba el templo principal de Ishtar con el bīt akītu, la estatua de la diosa que hacía el recorrido en su carro procesional. Otro bīt akītu parece haber sido construido por Senaquerib, pero fuera de las murallas de Nínive, como era habitual en este tipo de edificios.
En el templo se descubrió la cabeza de bronce de un gobernante de la dinastía acadia (posiblemente Naram-Sin), que se considera una de las mejores obras de arte de la antigua Mesopotamia. En la zona del templo de Ishtar también se realizaron numerosos hallazgos de objetos de culto o tablillas.
Se conocen otros templos en el tell de Kuyunjik sólo por textos, dedicados a Ashur, Kidmuri (un aspecto de Ishtar) y los Sibitti. Sólo se ha excavado otro templo, el neoasirio dedicado a Nabu, situado al norte del templo de Ishtar. Recibió el nombre de É.ZI.DA («Templo Justo»), como otros templos conocidos del mismo dios en Kalkhu y Borsippa. Su construcción parece atribuirse a Adad-nerari III en torno al 788-787 a.C., un ferviente devoto del dios, y fue renovado bajo el mandato de Asurbanipal. La parte excavada del templo es un complejo trapezoidal construido sobre una terraza alrededor de un patio central de 35 por 26 metros. El templo pudo extenderse más hacia el lado suroeste, en una zona no excavada.

Allí se guardaba una biblioteca (girginakku), siendo Nabu el dios de la sabiduría. Los otros templos conocidos por los textos estaban dedicados a Ishtar de Kidmuri (una ciudad asiria), al dios nacional asirio Ashur, a los Sibitti, un grupo de siete deidades guerreras, a las deidades astrales: Sîn (el dios-luna) y Shamash (el dios-sol), asociados en el mismo lugar de culto que en Ashur, y también al dios-tormenta Adad, que tenía un zigurat, por lo que en la acrópolis de Nínive se encontraban dos edificios de este tipo.

Los palacios reales


Nínive sirvió de residencia real temporal en varias ocasiones antes del reinado de Senaquerib, por lo que contó con un palacio en el Kuyundjik tell al menos desde el siglo IX a.C. Así, las excavaciones de Campbell Thompson y Hutchinson han puesto al descubierto las ruinas de un edificio palaciego en el que aparecieron varias inscripciones de Ashurnasirpal II (883-859), que probablemente residió allí al principio de su reinado. Encontraron fragmentos de decoración mural: pinturas que representaban rosetas y figuras, algunas de las cuales eran escenas militares pintadas sobre ortostatos, precursoras por tanto de los bajorrelieves posteriores.
Los diversos palacios reales de Kuyunjik, fechados en el período final del Imperio Asirio (siglo VII a.C.), que sirvieron de centro del imperio desde el reinado de Senaquerib, son la culminación de una larga tradición de construcción de este tipo de edificios iniciada ya en el siglo IX a.C. por Asurnasirpal II en Kalkhu, y continuada por sus sucesores en el mismo lugar y luego en Dur-Sharrukin. Es el tipo de monumento más impresionante y representativo de la civilización asiria, que no tiene equivalente en el resto del antiguo Oriente Próximo antes de los palacios persas aqueménidas, que recogieron en gran medida la tradición asiria.

«Di a todo este palacio la perfección que merecía; elevé la cima de su conjunto para provocar la admiración de todos los pueblos y le di el nombre de «Palacio sin rival».

Inscripción de Senaquerib.


Esta larga experiencia asiria culmina en el edificio que se levanta al suroeste de Kuyunjik, el «Palacio sin rival» (EGALZAGDINUTUKUA en sumerio, utilizado para los nombres ceremoniales) de Senaquerib, también llamado «Palacio Nuevo» (bītu eššu) en los textos antiguos, y denominado «Palacio del Suroeste» por Layard durante las excavaciones. Se trata de una enorme estructura erigida en el borde del tell, con vistas al curso del Khosr.

Se construyó sobre unos cimientos de unos veinte metros de profundidad, y al final de las obras (que tuvieron lugar entre el 700 y el 691) medía unos 500 metros de largo y 200 de ancho, según las cifras dadas por Senaquerib, que son problemáticas, ya que varían según las versiones de sus relatos de construcción (las más tardías, obviamente, tienen en cuenta las obras de ampliación). Estos datos no son verificables en la medida en que no todo el edificio fue excavado por los arqueólogos (que trabajaron a una distancia de unos 200 m), cuyas técnicas de excavación, orientadas al descubrimiento de esculturas y objetos, no favorecían la buena conservación y el conocimiento de la organización del edificio.

La parte excavada se organiza en torno a un vasto patio interior (patio XIX, 38,5 m x 42,5 m) que sirve a unidades compuestas por patios secundarios y salas paralelas (posiblemente suites de recepción) que estaban decoradas con series de bajorrelieves. Debió de corresponder a la zona pública (babānu) atestiguada en otros palacios neoasirios. Una sala alargada (B en la clasificación de Layard, I en la de Campbell-Thomson, de aproximadamente 51 x 12,25 metros), situada en la parte noreste de la zona excavada, parece corresponder a la sala del trono, precedida por otra sala alargada (G/V) que se abría a un gran patio de la zona pública, que no fue excavado.

Al noroeste de la zona excavada había otro grupo de suites en torno a un patio (LXIV) que las inscripciones parecen relacionar con Tashmetu-sharrat, esposa de Senaquerib. Al este debían estar los pisos reales, en un gran espacio sin excavar.

El edificio puede haberse unido a otro edificio excavado a unos 300 metros al noreste en el borde del tell, el «palacio oriental» o bīt nakkapti. El conjunto debió de ser un vasto complejo que se extendía a lo largo de unos 500 metros a lo largo de la orilla del tell, como indican las inscripciones reales, probablemente compuesto por más de 200 habitaciones y organizado en torno a varios grandes patios (uno en la zona excavada, uno o dos en la no excavada), la parte no excavada debió de ser menos ancha que la excavada (casi 200 metros de ancho), lo que se correspondería con los datos de los textos de Senaquerib.

Al principio de su reinado, Asurbanipal residió en el palacio de su abuelo, algunas de cuyas alas había restaurado, y más tarde construyó su propio palacio en el noreste de Kuyunjik, en la esquina opuesta del palacio del suroeste, mediante la remodelación de un antiguo edificio anterior a las reformas de su abuelo Senaquerib, el bīt redutī («Palacio del Norte» en la terminología actual), un edificio originalmente destinado al sucesor designado al trono asirio y a su administración y ya restaurado por el refundador de Nínive. La planta de este edificio es aún menos conocida que la del palacio suroccidental, entre otras cosas por la fuerte erosión de esta parte del sitio. Ocupaba al menos una superficie de 250 metros de largo y 150 de ancho.

El acceso debe haber sido a través de su lado oriental. Sólo se excavaron las estancias centrales, incluida una parte de las salas de audiencia, en particular la sala del trono (sala M), aparentemente situada en un grupo de pocas habitaciones en la unión entre dos grandes patios interiores.

La decoración de los palacios


Muchas de las estancias de ambos palacios estaban decoradas con grandes losas de piedra tallada, los ortostatos, que se encuentran entre los más bellos jamás realizados por los asirios, muchos de los cuales se encuentran ahora en el Museo Británico y cuyo éxito nunca ha decaído, como ilustran las numerosas publicaciones sobre ellos. Según los cálculos de Layard, sólo en el palacio de Senaquerib había más de 3 km de frisos.

Esto es mucho más extenso que los anteriores palacios reales, donde sólo unas pocas habitaciones estaban decoradas de esta manera; aquí estamos hablando de casi 70 habitaciones decoradas de esta manera. Estos bajorrelieves conmemoraban los momentos álgidos de los reinados del soberano, especialmente las campañas victoriosas (35 de los 38 grupos de relieves identificados), pero también la construcción del propio palacio. Van acompañados de inscripciones, en concreto de textos breves, los «epígrafes», que los comentan y permiten seguir la historia que cuentan los relieves, como una especie de cómic.
Cuando exploró el palacio de Senaquerib, Layard causó sensación al desenterrar unos relieves en la sala XXXVI que relatan el asedio de Laquis emprendido por este rey, un acontecimiento del que se hace eco el Antiguo Testamento.
En el Patio VI, los bajorrelieves describen el proceso de fabricación y transporte de los famosos toros alados que custodian el palacio: se hace un primer boceto de la estatua en las canteras de Balaṭai, luego se transporta en troncos tirados por hombres, todo ello bajo la mirada del propio Senaquerib, sentado en su trono; la escena se repite en varios paisajes (pantanos, la orilla de un río), y luego la serie termina con la llegada al palacio (donde probablemente se hacen los últimos retoques). Esta representación de escenas de construcción y la atención en la representación de paisajes en las escenas esculpidas son innovaciones de los artistas del reinado de Senaquerib.
En cuanto a Ashurbanipal, mandó hacer una serie de bajorrelieves en la sala XXXIII del palacio de su abuelo, en los que se relata su victoria sobre Elam y su rey Te-Umman cerca del río Ulai, y luego la entronización de un nuevo gobernante en este reino, Ummanigash. Sin embargo, las últimas batallas de su reinado contra Elam, que desembocaron en la toma de Susa, fueron representadas en las paredes del palacio del norte.

Las tablillas encontradas en Nínive contienen textos breves, epígrafes que hacen referencia a los bajorrelieves encontrados, sobre todo a los relativos a esta campaña elamita; tal vez fueran textos proporcionados a los lapicidas para grabarlos en los bajorrelieves. En cualquier caso, su vínculo con los bajorrelieves parece evidente por las correspondencias, y permiten reconstruir las escenas que faltan. También indican que el conjunto siguió una secuencia narrativa más o menos similar a la de los anales del gobernante dedicados a la campaña elamita, pero divergió de ella en algunos puntos.


En su nuevo palacio, el Palacio del Norte, Ashurbanipal encargó otros bajorrelieves, siendo los más característicos los que le muestran cazando leones y otros animales salvajes, como gacelas, equinos, liebres y aves (especialmente en las salas C y S del palacio).

La serie de bajorrelieves de la sala C, un largo pasillo, se encontró en un notable estado de conservación. Un primer grupo de ortostatos en las paredes noreste y sureste de la sala muestra la primera cacería de leones: los sirvientes preparan las armas y el carro del rey, luego la escena se traslada a una colina donde hay un pabellón de caza; los leones son llevados al lugar en jaulas, luego son liberados, y el rey lucha contra ellos desde su carro, rodeado por sus guardias, frente a unos pocos espectadores situados en el fondo. Otra composición ocupaba la pared suroeste de la sala, y es especialmente notable por la representación de la agonía de los felinos, incluida una leona acribillada a flechazos.

Estas esculturas se caracterizan por los numerosos huecos que dejan en la composición, algo inusual en los artistas palaciegos asirios. Destacan la matanza de animales por parte del gobernante, que derrotó a las fuerzas de la naturaleza salvaje, especialmente a su más temible representante.
Otros elementos de la decoración interior los conocemos a través de la arqueología y los textos. En primer lugar, están los famosos toros androcéfalos alados esculpidos en piedra, característicos de los grandes palacios reales asirios, ya mencionados anteriormente. Los textos de Senaquerib también nos hablan de la creación de grandes esculturas de metal, realizadas con la técnica de la cera perdida: así, el palacio estaba decorado con un grupo de 8 leones de cobre que habrían pesado 11.400 talentos cada uno (es decir, unas 342 toneladas), y 2 columnas de bronce de 6.000 talentos (180 toneladas).

Por último, la construcción de los palacios reales de Nínive movilizó muchas riquezas, desde las más comunes como los ladrillos de arcilla o la piedra caliza disponible en la propia Asiria, hasta los recursos más raros y preciosos como las especies de madera de calidad y los metales y piedras preciosas que se obtenían a través de los tributos pagados por los vasallos de los reyes asirios. De nuevo, se trata de mostrar el poder del gobernante, y la construcción de un gran palacio es un logro, así como las victorias militares que se ilustran en sus bajorrelieves.

El Tribunal


Más allá de su interés arquitectónico y artístico, los palacios reales de Nínive fueron concebidos como centros de poder destinados a comandar el vasto imperio asirio en su apogeo bajo los tres últimos reyes de la dinastía sargónida. Es difícil distinguir entre los dos espacios tradicionales de los palacios reales asirios, a saber, la zona privada (bītānu) donde se encontraban los pisos reales y el harén, y la zona pública (bābānu) que servía a la administración palaciega e imperial. El palacio era el lugar de trabajo de un gran número de sirvientes, escribas, pero también de una multitud de cortesanos, eunucos, administradores, sacerdotes, guardias, cuyo número podría estimarse en 13.000 personas para el reinado de Asurbanipal.

El mayordomo (ša pān ekalli), asistido por otros dignatarios, supervisaba la gestión del palacio real, sus suministros y el mantenimiento de las personas que lo habitaban. La administración del reino también se gestionaba desde el palacio. Las funciones áulicas no estaban estrictamente separadas de las administrativas, ya que a una persona que desempeñaba una función que originalmente era un cargo palaciego, como el gran copero (rab šaqē) o el cocinero jefe (rab nuhhatimi), se le encomendaba una importante función administrativa o el gobierno de una provincia.
El poder se concentraba así en manos de un grupo de personas cercanas al rey pero dependientes de su favor. Esto podía llevar a la creación de facciones dentro del palacio para acceder al rey y tratar de influir en él, pero creaba tensiones debido a los cambios en el favor real. Los cortesanos más privilegiados, llamados manzaz pāni (literalmente «el que está delante»), eran admitidos en la mayoría de las audiencias reales. Una rígida etiqueta regía la vida de palacio y el acceso a la persona real, a su salón del trono, donde tenían lugar las recepciones de embajadores extranjeros, altos dignatarios y funcionarios locales, que debían postrarse ante el soberano durante estas audiencias.
El harén era el espacio reservado a las esposas del rey y a las hijas solteras de la familia real, así como a sus hijos pequeños. Fueron asistidos por sirvientes, eunucos. El harén se dividía en varias casas: una encabezada por la reina madre, cuya influencia podía ser crucial como en el caso de Zakutu, esposa de Senaquerib y reina madre en la época de Asarhadón y Asurbanipal; la de la esposa principal; las de las esposas secundarias importantes; y las de las hermanas del rey.

Cada una de estas casas tenía su propia administración interna, los bienes raíces generaban ingresos. Además, había muchas otras mujeres que dependían de la casa del rey, sobre todo músicos, y también sirvientas, que aseguraban su funcionamiento. En la práctica, el harén de un gobernante no se concentraba en un solo palacio, sino en sus distintos palacios reales, donde se distribuían así las mujeres de la casa del rey.

Las tablillas encontradas en Nínive


Los edificios del tell de Kuyunjik han arrojado un total de más de 30.000 tablillas y fragmentos, la mayoría de los cuales fueron desenterrados durante las primeras campañas de excavación y datados en el periodo neoasirio, aunque se han encontrado algunas tablillas del segundo milenio a.C. Algunos de estos descubrimientos, sobre todo el de la tablilla que relata el diluvio de la Epopeya de Gilgamesh, traducida por George Smith en 1872, son hechos significativos que trascienden el marco de los estudios asiriológicos por su impacto.

La primera parte del corpus está formada por documentos prácticos, elaborados para la administración del Imperio asirio o para los asuntos privados de personas generalmente cercanas al gobierno. Se trata de cartas, documentos legales que registran ventas de tierras o préstamos, documentos administrativos, algunos tratados de paz, etc. Estas tablillas abarcan un largo periodo, ya que incluso contienen 1.200 cartas de la correspondencia de Sargón II (722-705 a.C.), aunque gobernó desde Dur-Sharrukin (probablemente fueron trasladadas por iniciativa de su sucesor Senaquerib). Los documentos más recientes datan del reinado de Sîn-shar-ishkun (625-612 a.C.), es decir, justo antes de la toma de la ciudad.


Una gran parte de los textos de Nínive es de tipo literario, aunque el significado de este término debe aclararse con una visión general de su contenido y de la finalidad de su recopilación en el ámbito de los palacios reales. El conjunto de estas tablillas se agrupa a menudo bajo el término «biblioteca de Asurbanipal», ya que este soberano fue muy activo en la constitución de esta colección. De hecho, no se trata de una única biblioteca.

Aunque el origen de los textos está mal registrado, ya que ni los lugares de descubrimiento ni las tablillas se tuvieron en cuenta durante las primeras y más exitosas campañas de excavación, es posible identificar vagamente algunos grupos importantes de textos: Una primera en el palacio del suroeste, y una segunda en el palacio del norte, los colofones de las tablillas de estas colecciones mencionan únicamente su pertenencia al «palacio de Ashurbanipal»; y una tercera en el templo de Nabû, dios de las letras, algunos textos revelan que tenía un lote de tablillas que es el único calificado explícitamente como «biblioteca» (girginakku), pero que sin embargo no pudo ser localizado por las excavaciones.


El propósito de estas bibliotecas no era ser lugares de conocimiento por el conocimiento, y no reflejan ningún deseo enciclopédico por parte de Ashurbanipal, que a menudo se presenta como un gobernante letrado en sus inscripciones. De hecho, son un conjunto de textos destinados a garantizar la protección del soberano: la gran mayoría de ellos son de carácter religioso y ritual, destinados a defender al rey de las desgracias que puedan afectarle. Se calcula que hay un 25% de textos adivinatorios, un 20% de tablillas rituales, conjuros y oraciones y un 20% de listas léxicas.

Los textos mitológicos son una parte muy pequeña y marginal del conjunto, apenas cuarenta tablillas. Para construir esta defensa contra las fuerzas sobrenaturales, se ordenaron confiscaciones de tablillas de las bibliotecas de Babilonia o incluso de Asiria; en otras ocasiones, las tablillas fueron simplemente copiadas. Los responsables de este corpus son lógicamente sacerdotes, adivinos o exorcistas.

Referencias: Catalogue of the cuneiform tablets in the Kouyunjik collection of the British museum

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Configurar y más información
Privacidad